Búsqueda en el sitio:

Consagrada en las elecciones realizadas entre el 10 y 12 de septiembre, la nueva Comisión Directiva de la Asociación del Personal de Hipódromos, Agencias, Apuestas y Afines de la República Argentina (APHARA) tomó posesión de los cargos en un acto realizado en el quincho del Hipódromo de Palermo el 16 de octubre.

En este marco, el histórico dirigente sindical de la hípica nacional Miguel Quiroga, a partir de ahora secretario adjunto del gremio, cumplió con el traspaso del mando de la gremial a su discípulo, Diego Quiroga, que estará al frente de la conducción de APHARA por un período de cuatro años hasta el 15 de octubre de 2019.

«Hay mucho por hacer, mucho por pedir, mucho por trabajar, cuento con el apoyo de todos ustedes en la nueva gestión que llevaremos adelante con esta comisión directiva, que se fundamenta en la lealtad del nuevo cuerpo de delegados, donde los nuevos irán entendiendo y sabiendo cómo es esto, y los que ya eran delegados ayudándolos a que las cosas sean mejor, sin perder de vista jamás que nuestro principal objetivo es defender el derecho de los trabajadores», sostuvo Diego Quiroga en su primer mensaje como secretario general del gremio.

En la apertura del encuentro, un Miguel Quiroga conmovido por los recuerdos de toda una vida dedicada a la lucha gremial, llamó a la nueva conducción a mantener la línea de pensar y evaluar cada situación, priorizando por sobre todo el diálogo, premisas que a lo largo de sus más de 50 años de trayectoria gremial le permitieron que la organización superara los momentos más críticos, logrando poner de pie a los hipódromos de Palermo con la instalación de las máquinas tragamonedas, y al de San Isidro con el impulso a la sanción de la Ley Provincial de Turf y su Fondo Reparatorio, cuando estaban casi de rodillas a punto de desaparecer.

Luego Diego Quiroga reivindicó la lucha de su maestro recordando los años difíciles de la dictadura militar cuando su padre se iba a trabajar y muchas veces regresaba después de varios días. «Cuando le preguntaba a mi madre por papá, porque pasaban días y no regresaba, ella llorando me contestaba que no sabía, y cuando regresaba venía golpeado, lastimado, con las marcas de la represión, con los golpes de los militares por defender los derechos de sus compañeros, de los trabajadores, por defender las conquistas que había logrado el pueblo trabajador, el movimiento obrero organizado», rememoró conmovido Diego Quiroga.

«Esos principios con su ferviente temperamento, esos principios son los que nos inculcó a lo largo de sus años de historia en este gremio, y esos principios son los que él desde la Secretaría Adjunta va a seguir practicando y observando que se cumplan», remarcó Diego y agregó, «sin duda que a partir de esos principios nos continuará guiando porque está en su alma y en su espíritu, en su pasión, que es lo que me llevó -en el momento que estábamos decidiendo el armando la lista- a decir lo que pensaba, que tenía que seguir siendo el secretario general del gremio por siempre».

Diego Quiroga agradeció a su padre y a sus hijos, especialmente a Nazareno que se encontraba presente, y a todos los que quisieron estar para ser parte de este momento trascendental en su vida, el de poder consagrar su pasión sindical en su querido gremio, una pasión que mamó en el seno familiar y plasmó primero como trabajador y delegado en el
Hipódromo de Palermo, más tarde al llegar a ser miembro de comisión directiva y a partir del 16 de octubre como secretario general de APHARA.

Ciudad de Buenos Aires, 16 de octubre 2015